DELICIAS GRITA NO A LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Mañana será 25 de Noviembre, una fecha que un año más vuelve a estar señalada en el calendario. Un día teñido de violeta, el color de la mujer, en recuerdo de todas aquellas mujeres que, a día de hoy, han sido y continúan siendo víctimas de la violencia machista; una escandalosa realidad que afecta a toda la sociedad y que hunde sus raíces en la desigualdad existente entre hombres y mujeres, basada en la supuesta superioridad masculina que sigue presente entre nosotros y que por desgracia está aumentando incluso en las generaciones más jóvenes. Es el claro síntoma de que algo no está bien, de que algo no marcha. Es la evidencia diaria de nuestras propias contradicciones personales y del sistema patriarcal, social y político en el que vive nuestra sociedad.

Hay que decir alto y claro que la violencia machista es posible porque la sociedad, especialmente la masculina,   mantiene algún tipo de complicidad y cierta tolerancia hacia ella. Cada gesto, actitud, chiste o comentario peyorativo y discriminatorio contra las mujeres aumenta la permisividad, lo convierte en algo normal y abre el camino hacia los malos tratos de todo tipo. Pero también cada silencio, porque el silencio legitima y protege al violento, no podemos permanecer callados, pretendiendo no tener responsabilidad moral ante las víctimas porque el silencio nos hace cómplices.

El machismo no hace diferencias, asesina a mujeres de todas las culturas, edad, procedencia o nivel social; mujeres con discapacidad,  mujeres migrantes,  mujeres rurales,  mujeres urbanas,  mujeres diversas, mujeres que son asesinadas por el mero hecho de serlo y que pagan con su vida el precio de su libertad.

Cada vez que una mujer muere asesinada, morimos un poco todos y muere una sociedad solidaria, democrática y libre para convertirse en una sociedad  violenta y oprimida bajo el peso del patriarcado..

Estamos hoy aquí para denunciar y condenar cualquier tipo de violencia machista, el maltrato físico, que deja marca y duele, que humilla y somete; el abuso verbal y maltrato psicológico, que destruye, anula y aniquila la individualidad de la mujer; y el maltrato sexual, que cosifica y denigra.

Estamos aquí mujeres y hombres juntos porque la violencia machista no es un problema de las mujeres, es un problema del conjunto de la sociedad que requiere el trabajo y la colaboración de todos, hombres y mujeres. A nivel individual tenemos que levantar nuestra voz con un claro mensaje de rechazo absoluto a las raíces de la violencia y al violento, pero también a nivel institucional. La educación es esencial para cambiar las conductas machistas lo que hace necesario un pacto de Estado que asegure la protección y ayuda a las mujeres amenazadas pero también y fundamental un pacto de estado que plantee y desarrolle la bases de una educación igualitaria al margen de los cambios políticos.

Estamos aquí porque:

Queremos proclamar que la sociedad no puede ni debe tolerar ni una muerte ni una agresión más.

Queremos proclamar que la sociedad no puede justificar ni proteger a los hombres que agreden, insultan, humillan, acosan y asesinan.

Queremos proclamar que ninguna mujer merece ser maltratada, y que nada justifica al hombre que emplea la violencia para doblegarla y someterla con el único fin de perpetuar el machismo.

Estamos aquí porque queremos pedir:

Que las instituciones responsables articulen todos los recursos a su alcance para luchar contra esta lacra social, trabajando todas en la misma dirección.

Que las mujeres tengan una respuesta inmediata y efectiva cuando piden ayuda, garantizando su seguridad y propiciando su bienestar y el de sus hijas e hijos, articulando programas de atención integrales que les ayuden a recuperar una vida digna y libre de violencia.

Que se redoblen los esfuerzos para atender las necesidades especiales de mujeres víctimas de violencia de género: mujeres con discapacidad que por su situación necesitan un mayor apoyo y tutela, adaptando los recursos a sus especificidades; mujeres inmigrantes que son doblemente victimizadas y que lejos de los suyos se encuentran en una mayor situación de indefensión; mujeres jóvenes que la crudeza de la violencia golpea en una personalidad no conformada y que a veces se minimiza el alcance de su sufrimiento

Estamos aquí:

Con el deseo de que no existan barreras ideológicas ni políticas que pongan freno a una lucha común contra la violencia sexista,

Estamos aquí

Porque las mujeres y hombres de Delicias desearíamos que mañana 25 de noviembre, Día internacional de lucha para la eliminación de la violencia contra las mujeres no hubiera nada que reivindicar pero mientras tanto estamos y seguiremos estando aquí.

Hoy como mañana y como todos los días alzaremos nuestra voz

“Mientras nos vamos concentrando cientos de mujeres muertas
Van gritando a través de nuestra voz su reclamo de justicia.
Sus espíritus fatigados conocieron el sufrimiento y el dolor, la muerte y terror

Ahora reclaman a través de nuestra voz JUSTICIA Y DIGNIDAD
¡Sí, dimos nuestra vida por querer ser libres, pero también porque fuerais libres las demás!

Ante la violencia machista todas y todos somos UNA SOLA

Por eso Delicias grita:

NO A LA VIOLENCIA MACHISTA¡¡¡¡¡

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR